El taller de motores de ABB en Madrid cumple 1.000 días sin accidentes

2017-11-16
En el taller de la PG Service, RMMG, en Madrid, se encargan del mantenimiento y reparación de motores de alto voltaje y generadores. Su actividad se desarrolla a menudo en casa del Cliente para evitar y minimizar al máximo las interrupciones en la producción. La alta competencia en el mercado ejerce presión sobre los precios y al mismo tiempo busca que se realicen los trabajos con el menor tiempo posible a cada puesto de trabajo.

“Siempre debemos anteponer la seguridad a cualquier trabajo sin dejar que la presión recibida afecte y nos haga olvidar, ni que sea por un instante, este punto. Comenta Pablo García, LPG Manager de Service, RMMG en Madrid, trabajo que realiza hace aproximadamente cuatro años ya.

Prestando mucha atención a las directrices internacionales de ABB para la Salud y Seguridad Operacional, su unidad está logrando resultados impresionantes.

“Gracias a los esfuerzos conjuntos de los trabajadores y nuestra organización, llevamos más de 100.000 horas de trabajo sin accidentes que hayan causado una baja por enfermedad”, comenta Pablo García. “El accidente más reciente ocurrido hace más de dos años y medio, significa que desde el año 2015 el objetivo de Grupo de cero accidentes es nuestra máxima a cumplir”, comenta.

En comparación, entre los años 2007 y 2014, se registraron 24 accidentes con baja por enfermedad. Los buenos resultados de los últimos dos años no son una coincidencia. Son el resultado de la toma de conciencia y ejecución de medidas que garantizan y priorizan la seguridad de todos en el negocio. El personal de oficina, ingenieros y los especialistas en servicio de campo que pasan mucho tiempo en la carretera visitando a los Clientes, han recibido cursos de capacitación para aprender a reaccionar en situaciones difíciles. Aquellos que trabajan en empresa de clientes han recibido formación especial sobre cómo montar con seguridad los andamios u otros equipos necesarios para trabajar en las grandes máquinas.

“Trabajamos con un elevado riesgo de accidente tanto eléctrico como mecánico dado que movemos maquinaria pesada que puede llegar a pesar hasta 60 toneladas, así como con presencia siempre existente de riesgos de descarga eléctrica” dice Pablo García. “Pequeños errores pueden resultar fatales.”

El taller también se está acondicionando, recuperando zonas que dejan espacios libres alrededor de las máquinas, creando un ambiente de trabajo más seguro. Hay nuevas mamparas de seguridad, paneles eléctricos actualizados, protección contra descargas eléctricas, obligatoriedad de uso de ropa reflectante de color amarillo brillante, son, entre otras, medidas tomadas para la seguridad de los talleres.

“Lo esencial, es haber cambiado la mentalidad de la gente, empezando por mí, inculcar de manera constante el mensaje de que la seguridad es lo primero,” comenta Pablo. “Esto no se hace de hoy para mañana, hacer que el slogan - “Values in Action” – sea una realidad, se necesita mucho trabajo y muchas acciones paralelas.”

Algunas acciones son de solución rápida, como puede ser la retirada de una herramienta mal colocada o un derrame de petróleo potencialmente peligroso. Otras acciones pueden requerir la formación con cursos de capacitación o temas de seguridad planteados en las reuniones trimestrales del personal.

“También comparto los informes de accidents internacionales que recibimos, ya que discutir sobre las causas que puedan haber causado el accidente a menudo tienen un impacto mayor que cualquier entrenamiento o curso.” Concluye Pablo Garcia.

Búsqueda



CONTACTE CON NOSOTROS