Internet de las Cosas empieza a ser aburrida, lo que es una buena noticia

Me invitaron hace poco a dar el discurso inaugural en el Internet of Things Solutions World Congress celebrado en Barcelona esta semana. El organizador fue inflexible respecto al discurso que el congreso quería: no más oratoria visionaria del tipo “imaginen cómo sería el mundo” sobre el potencial de una infraestructura global de equipos conectados. “Olvida la retórica emocionante y tráenos muchos clientes reales que utilicen IoT hoy”.

Me llevó poco tiempo. Hace sólo unos años necesitaba el tiempo que tarda un ascensor en subir 20 pisos para explicar la Internet Industrial de las Cosas y las maravillas que vendrían con ella. Ahora puedo decir lo mismo con sólo tres letras: IoT. Le dije: “Hecho, vamos a hablar de casos reales y de cómo IoT puede hacer que los negocios funcionen mejor”.

En la feria industrial de Hannover, Alemania, celebrada el pasado abril, ocurrieron algunas cosas interesantes. Asistieron un cuarto de millón de visitantes, con casi 7.000 empresas presentes. Fue como Coachella para los sabios de la electrónica y la mecánica. En las ediciones anteriores, todo eran artilugios: “mi cable de cobre es mejor que el tuyo”. Este año, en cambio, fue el país de las maravillas de IoT: gemelos digitales, robots, drones y realidad virtual, junto con software conectado para hacer mantenimiento predictivo y supervisión remota... en definitiva, tecnología digital que hace que los objetos habituales de las empresas puedan detectar, analizar y actuar.

Al principio, la exigencia del congreso de limitarme a casos reales de utilización de IoT, junto con el hecho de que todo el mundo en Hannover comprendió el potencial de IoT, me puso algo triste: IoT ha dejado de ser especial, lo que es algo terrible. Pero entonces me di cuenta con creciente entusiasmo de que en realidad es exactamente al contrario: ahora que tantas personas entienden el potencial de IoT, es cuando podemos hacer realidad la visión abordando la cuestión más importante: ¿Qué puede hacer IoT por su empresa?

Esta situación ya la hemos vivido antes. Recuerdo cuando me encontré con el navegador Mosaic de Marc Andreesen en 1994. Muy bonito, pensé, pero ¿para qué demonios sirve? Los navegadores existían desde que Tim Berners-Lee creó el primero en 1991, pero en 1994 los navegadores eran todavía herramientas científicas especializadas, utilizadas sobre todo para comunicar unos laboratorios de investigación con otros.
Yo participé en la revolución de la web, y recuerdo a los clientes preguntando: ¿Qué es eso de la web y por qué lo necesito? Y entonces, la tecnología avanzó y el misterio se evaporó como el rocío en el sol de la mañana. A medida que se extendió su conocimiento, las empresas rápidamente descubrieron razones convincentes para estar en la web. En primer lugar fueron las webs de catálogos pasivos, después el servicio al cliente, el comercio electrónico, el marketing, el desarrollo de marca, la gestión de las relaciones con los clientes, las redes sociales... y así continuó el crecimiento de las webs hasta la actualidad. Los clientes pasaron rápidamente de preguntar por qué necesitaban estar en la red, a desarrollar aplicaciones empresariales que aprovechan todas las capacidades de la red.

Ahora estamos llegando a ese punto con IoT. Todo el mundo se incorpora a IoT, que aprovecha los desarrollos anteriores de la revolución digital y los lleva al mundo físico. Tanto la web como los equipos móviles son ámbitos digitales hablando entre sí, mientras que IoT convierte lo físico en digital y de nuevo en físico.

Sin necesidad de muchas explicaciones y sin confusión alguna, los clientes ya comprenden los modelos de negocio para:
  • Gemelos digitales: la simulación de un objeto físico o de un sistema, que permite a las compañías diseñar y probar sus productos, fábricas o cadenas de suministro, de forma digital antes de construirlos.
  • Supervisión remota: empleo de sensores conectados en máquinas, fábricas, centrales eléctricas, redes eléctricas, centros de control de redes, aeropuertos, naves espaciales, etc., para crear informes automáticos sobre el estado operativo de los equipos críticos.
  • Mantenimiento predictivo: supervisión de equipos en servicio para determinar la forma más rentable y oportuna de llevar a cabo el mantenimiento.
Parece un menú, ¿verdad? De eso se trata. A muy pocas personas les gusta comer en un restaurante que no tenga menú. Una vez que los clientes de IoT conocen y entienden los servicios y capacidades que IoT les ofrece, pueden empezar a cuantificar los beneficios y la rentabilidad de sus inversiones. Por ejemplo, puedo decir a un cliente sin temor a equivocarme que le podemos ahorrar entre un 10 y un 15 por ciento de sus costes de mantenimiento con la supervisión remota, porque tengo la experiencia de muchos casos anteriores, no sólo en mi empresa, sino también en muchos suministradores importantes de IoT.

¿Estoy diciendo que IoT industrial se va a convertir en una “commodity” y que se podrán adquirir soluciones IoT de cualquiera? Por supuesto que no. Ahora que nuestros clientes entienden el potencial de IoT, la diferenciación competitiva vendrá del desarrollo de más y mejores capacidades, de un conocimiento más profundo de los negocios de nuestros clientes, de unos servicios de valor añadido mejores, y de modelos de negocio más atractivos para asociarnos con nuestros clientes.

En algunas de las industrias con las que trabajamos, por ejemplo petróleo y gas y minería, IoT está aún empezando a penetrar. Los directivos de esas industrias están empezando el proceso, compartiendo cada día más vocabulario y gramática IoT, y conociendo casos reales que rápidamente les ayudarán a recorrer el camino hacia IoT.

En muy poco tiempo, IoT ha evolucionado desde una tecnología hasta una capacidad empresarial, que es exactamente lo mismo que ocurrió con la web. La gente ya no habla de navegadores y de HTML. Lo único que quieren saber es: "¿Cómo puedo hacer esta transacción en línea?". Con IoT industrial, hemos pasado del dicho famoso de Arthur Clarke: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”, a “De acuerdo, IoT. Cuénteme cómo puede hacer que mi negocio funcione mejor”.

Búsqueda



CONTACTE CON NOSOTROS