Energía solar para fortalecer a Sudáfrica

04-12-2012 - Aprovechamiento de la energía solar para cubrir la escasez del suministro eléctrico.

Cuando se trata de abundancia de recursos naturales, Sudáfrica casi no tiene rivales. El país, situado en el extremo sur del continente africano, posee algunos de los mayores depósitos del mundo de carbón, mineral de hierro, oro y diamantes, así como grandes cantidades de otros minerales valiosos, incluyendo platino y paladio.

Pero la extracción de todos esos minerales deja a las industrias extractivas del país con un apetito voraz de energía. La demanda eléctrica se ha visto aún más avivada por el rápido crecimiento de la población. La determinación de los gobiernos posteriores al apartheid de llevar la electricidad a más hogares como un símbolo de éxito e igualdad, ha hecho crecer la demanda. Antes del final del apartheid, menos del 40 por ciento de las viviendas tenían electricidad; ahora, más de cuatro quintas partes de los hogares disponen de ella.

Lamentablemente, el crecimiento de la generación eléctrica no ha estado a la altura de la demanda. El país necesita 52 gigavatios (GW) de nueva capacidad de generación en los próximos 20 años. Aunque la construcción de nuevas centrales progresa, la incapacidad del sistema ha provocado frecuentes y a veces generalizados racionamientos e incluso apagones. Como solución de emergencia, se ha pedido a los consumidores que reduzcan la demanda, pero la situación se ha complicado aún más debido al envejecimiento de las infraestructuras y de la red, que no han podido seguir el ritmo de los tiempos.

Tiempos que son hoy en día más sensibles con el cuidado del medio ambiente. La generación eléctrica en Sudáfrica se encuentra entre las más contaminantes del mundo. Entre el 85 y el 90 por ciento de la electricidad se genera a partir del carbón, que se encuentra en gran abundancia en el país, lo cual da lugar a unas enormes emisiones de gases de efecto invernadero. La energía nuclear supone apenas entre el 5 y el 10 por ciento, mientras que las fuentes renovables como la solar o la eólica producen solo en 1 por ciento de la energía.

Sin embargo, pocos países están en mejor situación para explotar la energía del sol. Los cielos azules de Sudáfrica no solo son atractivos para el turismo, sino que también permiten explotar la energía solar. Las estadísticas del gobierno indican que la provincia de Cabo Norte, por ejemplo, está entre el 3 por ciento de las regiones más soleadas de todo el mundo, con mínima cobertura de nubes o lluvia a lo largo de todo el año.

Irradiación solar anual en Sudáfrica. Imagen cortesía de: http://www.solarhomes.co.za/


La tecnología para generar electricidad a partir de paneles fotovoltaicos no ha dejado de mejorar, bajando sus costes y aumentando su eficiencia. La energía solar tiene la ventaja adicional de que la generación sigue aproximadamente a la demanda, con unos máximos de generación que coinciden con las horas del día de mayor demanda.

Las mejoras en la tecnología de transporte de electricidad han ayudado a que la energía solar sea aún más práctica. Las líneas de corriente continua de última generación reducen las pérdidas de transporte en comparación con las convencionales de corriente alterna. Eso hace que la energía pueda transportarse cada vez a más larga distancia, desde los lugares remotos en que se genera hasta los usuarios. Las recientes innovaciones en interruptores de corriente continua hacen que las líneas del futuro se puedan mallar en red, además de servir como conexiones flexibles punto a punto.

El gobierno, bajo una presión acuciante por los fallos de suministro, ha reconocido el potencial que ofrecen las renovables. El plan a 20 años de Pretoria para el desarrollo de energías renovables prevé 8.400 megavatios (MW) eólicos y la misma cantidad de potencia solar. En 2030, el 42 por ciento de toda la energía debería ser renovable, según el plan integral de recursos eléctricos del año pasado. Para facilitar la inversión necesaria, se está ofreciendo a los productores independientes que participen en una subasta de hasta el 30 por ciento del mercado eléctrico, con energías renovables. Ello implica quitarle una buena parte del 90 por ciento de cuota de mercado a Eskom, que es actualmente casi un monopolio.

Con este contrato de 225 millones de dólares para la construcción de dos avanzadas centrales fotovoltaicas, se ha dado un paso importante hacia la consecución de estos objetivos. Los proyectos se ejecutarán en la provincia de Limpopo, situada en la región más al norte de Sudáfrica, punto de salida hacia las vecinas Botsuana, Zimbabue y Mozambique, así como hacia muchas minas importantes que son grandes consumidoras de energía.

Las dos nuevas centrales, situadas cerca de Polokwane, la capital de la provincia, serán suministradas por ABB y generarán 33 y 31 MW respectivamente. Serán dos de las primeras centrales fotovoltaicas a escala de compañía eléctrica, en ser construidas en el marco del plan gubernamental a largo plazo de desarrollo de energías renovables.

Las centrales evitarán la emisión a la atmósfera de 130.000 toneladas anuales de dióxido de carbono, lo que contribuirá al objetivo establecido por Pretoria en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, de recortar un 34 por ciento las emisiones de CO2 antes de 2020. Para llegar a ese punto será esencial más generación solar.


Búsqueda



CONTACTE CON NOSOTROS

  • Más información:
  • Media Relations
  • ABB Corporate Communications, Zurich
    Thomas Schmidt, Antonio Ligi
    Phone: +41 43 317 65 68